Este polígono tiene un importante peso económico en su entorno. Situado muy cerca del municipio, cuenta con una red de comunicaciones privilegiada, con conexiones a las siguientes autopistas y carreteras: AP-7, C-58, C-17, N-152, C-16 (enlace con los túneles de Vallvidrera) y  AP-2 (enlace con el aeropuerto de Barcelona, el puerto de Barcelona y RENFE Mercancías).

En la actualidad, el polígono está totalmente comercializado. Se invirtieron un total de 21 millones de euros.